Email a un diseñador gráfico. En serio. - Ariel Deniz
269
post-template-default,single,single-post,postid-269,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Email a un diseñador gráfico. En serio.

Hola de nuevo:

Algunas reglas, para esto que vamos a hacer juntos y para todo. Espero feedback de tu parte.

1. Aunque te dirija mucho en algunos momentos, no es que no confíe en tu trabajo: se trata de que tengo una imagen en mi cabeza y necesito que la materialices: aunque finalmente no nos valga.

2. Si tienes dudas y no me las preguntas, tenemos un problema. Si no sueles tener dudas, tenemos un problema. Si te falta información, no me juzgues: pídemela.

3. Copiar no es malo. Copiar e imprimir un sello personal es lo que hacen todos los artistas desde Egipto a esta parte. Lo digo porque amo las referencias, pero necesito que me las cites. Copiar y no citar es un peligro. Es un delito. Necesito saber de dónde salen las cosas que haces. Además, así aprendo mucho de ti. Otra cosa: te enseñaron a hacer iconos y elementos accesorios desde cero pero hoy en día todo está ya hecho en Internet. Por favor, compra cosas que ya estén hechas y dedica el tiempo que te sobra a crear. Hacer botones, a estas alturas, es una pérdida de tiempo si no vas a aportar nada nuevo.

4. Me encantan las ideas. Me encanta la gente creativa y me encanta que me reten. Todo eso me encanta después de que sigan el briefing y me entreguen lo que necesito. A eso se puede añadir muchísimo, pero con lo primero cubierto.

5. A veces uno está tan ocupado demostrando lo que sabe hacer que se olvida de aclarar lo que NO sabe hacer. Si no sabes hacer algo, necesito saberlo en el momento. No pasa nada. Nadie sabe hacer de todo.

6. El precio lo marcas tú, pero lo acepta el cliente. Las batallas ganadoras escuchan al mercado. A veces tu trabajo será sobrevalorado y otras todo lo contrario. Quiero que sepas que no será nunca cosa mía. Si te enfadas con el cliente por haber dicho que sí a algo, tenemos un problema. No juzgues al cliente. Nunca. Mejor hazte cargo de lo que eliges. Si te respetas, di que NO cuando sientas que no te interesa.

7. Deadline es tiempo límite. Si hay tiempo límite tenemos que respetarlo: los dos. Y apoyarnos para que no nos coja él a nosotros. Si no se puede asumir en ese tiempo hay que saberlo con antelación suficiente como para responder con rigor al cliente, no el día anterior a las cuatro de la madrugada.

8. Si te pido mucho, tú me lo dices. Si te pido poco, tú me lo dices o tú te lo pierdes. Si no me dices nada, tenemos un problema.

9. La papelera de reciclaje está llena de respuestas. Envíame todo lo que hagas, todas las fases del proceso de diseño. Guarda los pasos más importantes, guarda todas las pruebas. Quiero verlas. A veces está ahí lo que busco, pero no lo sé si no me dejas mirar todo lo que has rechazado anteriormente para salvar todo lo que pueda. Siempre preferiré salvar. Además, me gusta documentar el proceso de trabajo e investigación que se ha ido siguiendo.

10. Vamos a divertirnos. Vamos a hacer un poco de más. Vamos a disfrutar. Si no, tenemos un problema.

SRC

Ariel.

Abrazo,